La ciudad que echa de menos las historias con futuro…